Crear índice o tablas de contenidos en posts de WordPress

por | Feb 13, 2020 | Aprender WordPress

Tablas de contenidos en posts de WordPress

¿Qué es lo primero que haces cuando hojeas un libro? La portada, la contraportada y la solapa nos aportan información genérica sobre el contenido del libro y, cuando queremos saber algo más, empezamos a hojearlo y, generalmente, nos paramos en su índice.

El índice de un libro permite localizar rápidamente la página o páginas dónde está la información que nos pueda interesar, pero también proporciona información sobre el contenido general del libro, su estructura y, en definitiva, nos sirve de referencia para adquirirlo.

Con los posts o páginas de un sitio web sucede algo similar.

Cuando un usuario llega a un post, habitualmente después de realizar una búsqueda orgánica en Google, lo que quiere y necesita es encontrar el punto del texto que resuelve su duda o pregunta, lo que le llevó ahí.

Sin un índice, el usuario está obligado a recorrer toda la página web, que puede tener varias miles de palabras. Esto le puede desincentivar y hacerle desistir de seguir mirando y buscar en otra página.

Con una tabla de contenidos evitamos esta situación: el usuario no solo no se encontrará perdido cuando llegue a nuestra página o post y podrá localizar rápidamente la información que estaba buscando, sino que puede encontrar otros puntos de interés en el resto del contenido.

En este artículo, veremos en qué consisten las tablas de contenidos, qué ventajas y características tiene y cómo implantarlo en nuestros posts y páginas de un Crear WordPress fácil y rápidamente, con o sin plugin.

 

¿Qué es una tabla de contenidos?

Básicamente, tal como se menciona en la introducción, una tabla de contenidos equivale al índice de un libro, aplicado a una página web, que muestra la estructura del contenido de la página web y un enlace a cada unos de sus apartados.

Con respecto al índice del libro, en que tenemos que buscar y localizar la página del libro a partir del número en el índice, la tabla de contenidos permite al usuario “saltar” directamente al punto que le interesa de la página web, clicando en la referencia que aparece en la tabla.

Un ejemplo de tabla de contenidos lo podemos ver en esta imagen de ejemplo, en la que se muestra la siguiente tabla de contenidos (o índice de contenidos) y en la que se pueden identificar sus principales elementos:

Tablas de contenidos: ejemplo

Cuando el usuario llega a la página web, lo primero que ve es su descripción, con una breve introducción del contenido de esa página, que equivaldría a la portada o contraportada de un libro, seguido de la tabla de contenidos, donde puede leer y localizar su área de interés.

Imaginemos la diferencia, desde el punto de vista del usuario, con una página que no tuviera tabla de contenidos: el usuario tendría que desplazarla hacia abajo con el ratón, localizando e identificando cada área relevante del contenido.

Si el usuario se desplaza demasiado rápido por la página, podría no localizar lo que anda buscando, volviendo a la página de búsqueda de Google y, a nosotros, dejándonos con una visita con bajo tiempo de estancia.

Por tanto, una tabla de contenidos, bien diseñada y organizada (después veremos cómo hacerlo), mejora la experiencia de usuario cuando llega a nuestra página web, con el consiguiente impacto en el posicionamiento orgánico.

Estructura de una tabla de contenidos

Veamos ahora qué elementos contiene o puede contener una tabla de contenidos y en qué consiste cada uno de ellos:

  • Encabezado de la tabla de contenidos. Aunque una tabla de contenidos se identifica visualmente, resulta conveniente añadirle un encabezado distintivo y visible, con letras grandes y destacadas, con un texto claro como “Tabla de contenidos”, “Índice de contenidos” o similar.
  •  

  • Ocultar/Mostrar la tabla de contenidos. La mayoría de los plugins permiten añadir un enlace junto al encabezado de la tabla de contenidos, que la muestra u oculta.

    En estos casos, la tabla debería mostrarse siempre por defecto, al cargar la página web, para evitar que el usuario tenga que pulsarlo.

    Aún así, esta característica no proporciona realmente ninguna utilidad: si el usuario quiere consultar de nuevo la tabla, debería volver a pulsar dicho enlace.

  •  

  • Relación de las secciones principales del contenido. De forma similar a un libro, el post o página está organizado en secciones (capítulos), cada uno con su encabezado.

    La tabla de contenidos contiene el texto de estos encabezados, como texto ancla del enlace interno que lleva directamente al inicio de esa sección.

  •  

  • Relación de los apartados de cada sección principal. Cuando el post o página es suficientemente largo (más de 2.000 palabras, como este mismo artículo que estamos leyendo), posiblemente algunas secciones contengan varios apartados.

    Si el post está bien organizado, cada apartado tratará un tema muy concreto y tendrá un encabezado, por lo que incluir este encabezado, con su enlace interno directo, será muy útil para que el usuario llegue directamente a lo que le interesa.

  •  

  • Elementos gráficos o visuales. La tabla de contenidos se puede “adornar” con imágenes o viñetas gráficas. En general, no son recomendables, pueden recargar visualmente la tabla de contenidos, puede confundir al usuario y no aportan ninguna información.

    Viñetas tradicionales, como puntos gruesos o guiones, son más que suficientes para organizar la información de la tabla de contenidos.

Elementos de una tablas de contenidos

¿Cómo diseñar una tabla de contenidos?

  • Diseño identificativo y resaltado
  • Debe estar siempre al principio
  • Siempre se debe mostrar por defecto
  • No más de dos niveles de anidamiento

Cómo crear y añadir tablas de contenidos en WordPress

Llega el momento de poner en práctica todo lo que hemos aprendido y ver cómo insertar una tabla de contenidos en nuestros posts y páginas en WordPress.

Para ello, veremos dos métodos. Uno, utilizando HTML dentro del post, algo más laborioso para nosotros; otro, instalando un plugin, que lo hace por nosotros, aunque dependeremos de las posibilidades de configuración de ese plugin.

Tablas de contenidos con HTML

Podemos insertar nosotros mismos las tablas de contenido como parte del contenido HTML del post o página, utilizando las siguientes etiquetas HTML:

  • < UL >, para generar la lista no enumerada que contendrá las entradas con los encabezados de las secciones y apartados.
  • < LI >, que contiene cada una de las entradas de la tabla de contenido.
  • < A href=”#etiqueta” >, para incluir el enlace interno al punto del post donde comienza la sección o apartado correspondiente a esa entrada.
  • < id=”#etiqueta”>, que colocaremos en el encabezado de cada sección o apartado, y que formará parte del enlace interno en la tabla de contenidos.

El siguiente vídeo muestra un ejemplo de cómo utilizar estas etiquetas HTML con un post en WordPress:

 

 

Tablas de contenidos con plugins

Editar nosotros mismos el código HTML para crear la tabla de contenidos nos permite tener total control sobre su visualización y disposición.

Sin embargo, al tratarse de una labor casi mecánica, puede resultar tediosa y proclive a errores de transcripción.

WordPress dispone de una amplia colección de plugins que generan las tablas de contenidos por nosotros, sin necesidad de editar HTML ni tener cuidado con la correcta escritura de enlaces y encabezados, tan solo instalarlos y configurarlos debidamente.

En el siguiente vídeo se muestra cómo instalar y configurar el plugin “Easy Table of Contents”, uno de los más utilizados y con múltiples opciones de personalización para nuestro sitio web:

 

 

Cómo se organiza una tabla de contenidos: buenas prácticas

Como hemos visto, el concepto de tabla de contenidos es muy sencillo y, a primera vista, muy fácil de crear. Sin embargo, esta aparente facilidad esconde el principal propósito de una tabla de contenidos: que sea útil.

De nada sirve tener una tabla de contenidos si un usuario la consulta y no entiende claramente sus entradas (esto es, los encabezados de cada sección y apartado) o, cuando sigue sus enlaces, el texto no se corresponde con lo que esperaba encontrar.

Ésta y otras consideraciones que veremos a continuación, son críticas para que insertar una tabla de contenidos no sea un mero formalismo técnico (fácil de resolver, por otro lado), sino que aporte utilidad al usuario y no se sienta frustrado o aún más perdido al utilizarla.

Así pues, para organizar y crear una tabla de contenidos que sea útil debemos seguir estas pautas:

  • Tener una buena estructura de la información contenida en el post, organizada lógica y coherentemente en secciones y éstas, a su vez, en apartados.

    Una tabla de contenidos en que la información de dos secciones o apartados se solapan confundirían al usuario, que no sabría a cuál de esas secciones o apartados dirigirse.

  •  

  • Una tabla de contenidos tiene sentido y utilidad cuando el texto del post o página sea bastante alto. Posts que ocupen menos de 1000 palabras o menos de dos pantallas tendrán una tabla de contenidos con dos o tres enlaces como mucho y no aportan nada a la experiencia de usuario, que casi podrá ver el artículo de un vistazo.

    Sería como tener un índice para un folleto de dos páginas.

  •  

  • El texto de los encabezados de las secciones y apartado deben representar fielmente su contenido. Aunque parecer evidente, ¿quién no ha seguido alguna vez un enlace de una tabla de contenidos y se ha encontrado una información que no es acorde al encabezado?

    El mismo esmero que pongamos para optimizar los encabezados para el SEO, debemos ponerlos para que representen el contenido de la correspondiente sección o apartado

  •  

  • Evitar secciones y apartados con menos de 100-150 palabras (2-3 párrafos) y más de 300-400 palabras (6-7 párrafos) de texto plano.

    Si son muy cortos, ver una pantalla el que los encabezados destacan más que el texto real confunde al usuario: demasiados encabezados atraen su atención.

    Si son muy largos, puede dificultar su lectura y comprensión por parte del usuario, y deberíamos plantearnos subdividir esa sección o apartado.

  •  

  • Si la tabla de contenidos es muy corta (tres o menos entradas) o muy larga (más de 20-25 entradas), plantearse revisar la estructura del contenido del texto.

    Si el artículo es muy corto, una tabla de contenidos carece de utilidad (como hemos visto en un punto anterior), pero si fuese largo, deberíamos comprobar que no estamos mezclando conceptos dentro de una misma sección o apartado.

    De igual forma, si la tabla de contenidos es muy grande, debemos preguntarnos si podríamos combinar apartados similares o reagrupar las secciones de otra forma.

  •  

  • Procurar tener menos de 7-8 secciones principales y menos de 7-8 apartados por sección. Por un lado, porque con tantas secciones y apartados hay más posibilidad de que su información se solape y, por otro lado, por mera cuestión de usabilidad: demasiadas secciones o apartados pueden confundir o intimidar al usuario.

Ventajas de usar tablas de contenidos en WordPress

Ya sabemos qué es y cómo se debe organizar una tabla de contenidos pero, aparte de que resulta útil al usuario (lo cual de por sí ya es razón suficiente), ¿utilizar tablas de contenidos aporta alguna ventaja adicional?

De hecho, son varias las ventajas que obtendremos al insertar tablas de contenidos en nuestros posts y páginas:

1. Mejora la experiencia de usuario

Ventaja principal que ya hemos visto anteriormente: cuando el usuario llega a un post o página, tiene acceso directo a la información que está buscando, lo cual tiene dos efectos: aumenta su tiempo de permanencia en la página y obtiene una buena imagen de nuestro sitio web, al haberle resulta fácil y rápidamente su duda.

2. Destaca en los resultados de búsqueda

Si hacemos en Google la búsqueda “instalación plugin Paypal Express WordPress”, obtendremos el siguiente resultado, donde se muestran resaltados el acceso directo a enlaces internos de esa página web:

Acceso directo a enlaces de tablas de contenidos en buscadores

Si echamos un vistazo a este artículo, veremos que en su tabla de contenidos aparece la información que se muestra en la página de resultados; es decir, el usuario, desde Google, puede acceder directamente al punto del post que satisface su consulta.

Además, al aparecer entradas de la tabla de contenidos en esta búsqueda, conseguimos que nuestro enlace destaque con respecto a otros enlaces que no tengan esa información, haciendo más probable que el usuario clique en él.

3. Mejora la estructura de los enlaces internos

Técnicamente, las tablas de contenidos son enlaces internos a diversas partes de una misma página web, en los que tenemos total control sobre sus textos ancla y, por extensión, para asociarlas a las palabras clave de búsqueda sobre las que nos interese posicionar.

Esta estructura, además, también facilita el trabajo de indexación de los rastreadores de Google, que podrá identificar y asociar un enlace a cada porción de contenido textual del post o página

4. Mejora el posicionamiento orgánico (SEO)

Las ventajas anteriores que hemos mencionado son criterios que el algoritmo de Google evalúa para posicionar una página web. Por tanto, si utilizamos adecuadamente las tablas de contenidos, nuestra página web también conseguirá mejor posicionamiento en la búsqueda por sus palabras clave.

5. Facilita la estructuración y redacción de posts largos

Tener una tabla de contenidos obliga a estructurar correcta y eficazmente el contenido del posts en secciones y apartados, si queremos haberlo bien y que esa tabla sea útil para el usuario.

Por tanto, tener la tabla de contenidos en mente (e incluso haciendo un esbozo previo) nos servirá como referencia mientras estemos redactando el contenido, con objeto de seguir las buenas prácticas que hemos visto anteriormente.

Conclusiones

Las tablas de contenidos permiten añadir una referencia rápida que dirija a las partes relevantes de un post o página, de forma que el usuario, sin necesidad de desplazarse por la página, pueda hacerse una idea de la información que contiene y saltar directamente al punto que le interese mediante un enlace interno.

A esta comodidad para el usuario, se une que los rastreadores de Google son capaces de identificar e interpretar la información de una tabla de contenidos; es decir, el texto de las entradas y sus enlaces internos.

Gracias a este rastreo, Google puede mostrar parte de esa tabla de contenidos durante los resultados de búsqueda de un usuario, lo mejora nuestro posicionamiento orgánico y aumenta mucho la posibilidad de que ese usuario clique en el enlace y visite nuestra página web.

El principal objetivo de una tabla de contenidos es que sea útil y práctico para el usuario, para lo cual debemos seguir diversas buenas prácticas, como el tamaño de la tabla de contenido, el texto de cada una de sus entradas, o la organización de las secciones y apartados, entre otros.

Finalmente, podemos añadir las tablas de contenidos manualmente, editando nosotros mismos las etiquetas HTML dentro del texto del post, o utilizando un plugin, que inserta automáticamente la tabla de contenidos, con opciones de configuración para personalizarlo a nuestro sitio web.