¿Qué es un VPS? (virtual private server)

 

Qué es un VPS

 

Un VPS es un servidor privado virtual (virtual private server, en inglés). Es un servicio de alojamiento web que se obtiene dividiendo un servidor físico en varios servidores virtuales, haciendo que cada uno de ellos cuente con recursos dedicados y esté aislado de los demás.

A nivel operativo, un Servidor Privado Virtual funciona igual que otros servicios de hosting web, ofreciendo un espacio conectado a internet de forma permanente al que podemos subir los contenidos de nuestra web para que otras personas puedan acceder a ellos.

Los VPS pueden ser administrados o no administrados. Para gestionar un VPS no administrado es necesario tener conocimientos avanzados de administración de sistemas; ya que el cliente es el responsable de instalar y mantener el software y la seguridad del servidor.

Si no se poseen estos conocimientos, lo mejor es contratar el servicio de administración por parte del proveedor (VPS administrado) o bien delegar este trabajo en un administrador de sistemas externo.

En cuanto al sistema operativo, en el mercado suelen ofrecerse opciones tanto con Linux como con Windows.

Ventajas de los VPS

 
Recursos garantizados: en un VPS tendremos recursos garantizados como en un servidor dedicado. Un VPS tiene un entorno aislado con su propia RAM y CPU dedicada, por lo que ningún otro usuario podrá utilizar esos recursos.

Altamente personalizable: Los VPS comparten el mismo hardware con otros VPS, pero su software es totalmente independiente, lo que permite tener acceso y realizar cualquier cambio o mejora en la configuración.

La principal ventaja de un VPS es que tiene muchos de los beneficios de un servidor dedicado, pero pagando sólo por los recursos que necesites utilizar, siendo una buena opción para aquellos usuarios que requieran de una mayor libertad de uso y configuración.
 

Inconvenientes de un VPS

 
La principal desventaja del VPS frente al hosting compartido es el precio.

Un VPS supondrá pagar un precio más elevado no sólo por los recursos extras, sino que al precio base le deberás sumar tres costes adicionales: el panel de gestión (cPanel, Plesk,…), el coste del servicio de administración del servidor, y el espacio para los Backups, aunque esto dependerá de la oferta de cada proveedor.

Se requieren conocimientos más avanzados de configuración y administración de servidores virtuales, siendo idóneo para proyectos con necesidades específicas, pero no recomendable para proyectos más sencillos o personas no especializadas en el tema.
 

Cuándo usar un VPS

 
Antes de tomar cualquier decisión, hay que evaluar las necesidades reales a las que se enfrenta nuestro proyecto web. Una vez examinadas, podremos tomar la elección de cambiar a un servidor específico.
 

Cuándo pasar de un Hosting compartido a un VPS

 
Debido a la dificultad para medir los recursos que vamos a necesitar a la hora de comenzar un proyecto web, muchas personas comienzan por un hosting compartido, siendo una muy buena opción.

Cuando el proyecto crece y se hace necesario pasar a un servicio con más recursos, una de las opciones más habituales es el paso a un VPS, aunque no siempre sea la opción más recomendable.

La elección dependerá del volumen de recursos que necesite el proyecto, pero de forma general solo será recomendable pasar a un VPS si es necesario poder instalar o ejecutar aplicaciones a nivel de servidor.
 

Elegir entre un hosting elástico y un VPS

 
Un hosting elástico se podría ver como una evolución al VPS, ya que tendremos la disponibilidad de recursos íntegros como en el servidor virtual privado, además de copias de seguridad y panel de administración como en el hosting compartido.

Un factor a la hora de elegir entre ambos servicios, será el nivel de conocimientos que tengamos a la hora de administrar el hosting, no siendo necesario en el hosting elástico el manejo de administración y configuración del servidor, ni el pago de licencias, a diferencia de un servidor VPS.

Si únicamente lo que necesitas son más recursos porque tu plan actual está limitado y no necesitas nada que sólo lo proporcione un VPS (como puede ser la instalación de un software específico) la mejor opción es el hosting elástico.
 

Cuándo pasar de un servidor dedicado a un VPS

 
Los servidores dedicados ofrecen todos los recursos garantizados, además de un rendimiento superior a otros servidores, lo que requiere unos conocimientos avanzados para obtener el máximo rendimiento, unido a un mayor coste que un servidor VPS.

Uno de los motivos que nos llevaría a pasarnos a un VPS podría ser que tengamos actualmente más recursos de los que necesitamos realmente, aunque en dicho caso deberíamos estudiar la posibilidad de un hosting elástico por sus múltiples ventajas.

Pero para proyectos de gran envergadura y una mayor necesidad de aumento de capacidad, un servidor dedicado si puede ser la mejor opción.