Miércoles, 14 Febrero 2018 07:00

Cómo realizar una auditoría SEO paso a paso de tu WordPress

Escrito por  Antonio Fernández Alonso
CMS:  WordPress |  Versión:  Todas |  Nivel de dificultad:  Medio |  Tiempo estimado de lectura:  20 minutos
Valora este artículo
(0 votos)

¿Cómo realizar una auditoría SEO paso a paso de tu WordPress?


Para elaborar cualquier estrategia encaminada a conseguir un objetivo, primero debemos determinar, de la forma lo más aproximada posible, cuál es nuestra situación actual y, a partir de ella, qué acciones o tácticas podemos llevar a cabo.

Es decir, saber dónde nos encontramos para saber qué caminos o alternativas tenemos disponibles que nos acerquen a nuestra meta.

Las estrategias de posicionamiento orgánico (SEO) no escapan a esta realidad y las auditorías SEO son el mecanismo que nos permiten establecer el estado de un sitio web y, en función del objetivo, diseñar la mejor estrategia.

Una auditoría SEO también proporciona un “diagnóstico” de la calidad de un sitio web, no solo en lo referente a su contenido y la estructura de éste, sino a otros aspectos como el rendimiento, la experiencia de usuario, su navegabilidad o su relevancia.

Aspectos muy relacionados con las propias directrices que Google recomienda para optimizar el posicionamiento orgánico de las páginas de un sitio web y que, a su vez, forman parte de los factores de posicionamiento de sus algoritmos de búsqueda.

Por tanto, el grado de éxito de nuestras estrategias de posicionamiento SEO sobre un sitio web dependerá directamente del nivel de calidad y alcance de la auditoría SEO realizada.

Ahora bien, ¿en qué consiste una auditoría SEO y cuál es su alcance? ¿Qué respuestas nos ofrece y qué podemos hacer con ellas?

A continuación veremos en detalle todos los aspectos fundamentales que el análisis SEO de un sitio web debe contemplar y nos marque las pautas para optimizar su posicionamiento y desarrollar una estrategia SEO óptima.

Qué es una auditoría SEO


Antes de nada, debemos comprender que, para realizar una auditoría SEO, es necesario que el sitio web exista y esté publicado. Además, normalmente, también tendrá ya varios meses o años de vida.

Tiene sentido: después de todo, la auditoría SEO pretende analizar el “estado actual” de un sitio web.

Sin embargo, esto no significa que primero deba esperarse a que un sitio web esté construido y lleve unos meses en Internet para hacer una auditoría SEO y entonces optimizarlo para las búsquedas orgánicas.

Una auditoría SEO se realiza sobre un producto ya existente (lo dice la propia palabra: algo sobre lo que “auditar”), pero también se puede construir un sitio web, desde cero, siguiendo unos parámetros mínimos de calidad para la optimización SEO.

En este caso, dejaría de una labor de una auditoría como tal, sino que correspondería a una de consultoría o asesoría, en la que el profesional SEO forma parte del equipo multidisciplinar de trabajo que construye el sitio web y les guía o asesora durante este proceso de construcción.

Aún así, esta labor de asesoría no exime de realizar un análisis SEO posterior, una vez construido el sitio web, para asegurar que está conforme a las recomendaciones de consultoría, especialmente las relativas al apartado técnico y de contenido.

Llegados a este punto, ya sabemos cuál es el propósito de una auditoría SEO (optimizar el sitio web para el posicionamiento) y cuándo realizarse, pero ¿en qué consiste y cómo hacer una auditoría SEO? En otras palabras, ¿qué tareas debemos acometer durante esta auditoría?

 Áreas que cubre una auditoría SEO

Si bien la auditoría SEO se realiza sobre un producto claramente definido (esto es, un sitio web operativo) la diversidad de elementos, tanto estructurales como de contenido y funcionales, que constituyen un sitio web hace que tenga diversas áreas de aplicación en función de su propósito o cometido.

En líneas generales, estas áreas serían las siguientes:

  • Análisis técnico. Este apartado se centra en aspectos de elevado nivel técnico del sitio web, relacionados con la plataforma tecnológica que lo aloja. Aquí se valorarían factores como la velocidad de descarga, la configuración del servidor de hosting, la administración del gestor de contenidos WordPress, entre otros.

  • Estructura y optimización del contenido. No es suficiente que un sitio web tenga contenido de calidad que resulte útil a los usuarios (incluso esto es algo que se da ya por supuesto), sino que debe presentarse en un formato que sea, por un lado, fácil de leer (en realidad, escanear) por las personas y, por otro lado, que los rastreadores de los buscadores sepan distinguir las diferentes partes del contenido y su importancia relativa.

  • Arquitectura del sitio web. Conceptualmente, un sitio web representa una estructura jerárquica, con páginas más importantes que otras, en función de su contenido o de la importancia que nosotros, como propietarios, queremos darle a una página, además de enlaces entre ellas.

    La auditoría SEO verifica que la organización y relación de las páginas web (esto es, la arquitectura del sitio) coinciden con la jerarquía pretendida y que ésta quede clara tanto a los usuarios como a los rastreadores.

  • Usabilidad y navegabilidad. Actualmente, un peso importante de la optimización SEO descansa en el hecho de proporcionar una experiencia de usuario satisfactoria durante su visita, que deje en él una buena sensación que alargue su estancia y le haga querer volver.

    Aunque lo haya enumerado aparte, este apartado depende directamente de áreas como el técnico o la estructura del contenido.

  • Indexación y relevancia del sitio web. Cuando el sitio web lleva un tiempo en funcionamiento, debemos evaluar el impacto que ha tenido hasta el momento, sea positivo o negativo. Factores como la autoridad del dominio o el perfil de los enlaces entrantes cobran especial importancia aquí.

  • Posicionamiento de palabras clave. Una vez que un sitio web está en Internet y aunque no haya habido ninguna estrategia (explícita) de posicionamiento orgánico, desde el momento que los rastreadores lo localizan y rastrean, empieza a posicionar por algunas palabras clave. Debemos analizarlas y determinar cómo encajan en nuestros objetivos o estrategias.

  • Estado de la competencia. No debemos olvidar que no estamos solos. En Internet hay decenas, sino centenares o miles de sitios webs que ofrecen productos, servicios o contenidos similares al nuestro.

    ¿Cómo se diferencia? ¿Qué les hace mejores? ¿Qué podemos aprender de ellos? ¿Cómo posicionan? Analizar los sitios web de la competencia, de sus éxitos y sus fracasos nos ayudará a mejorar nuestro propio análisis.

Como resultado final de hacer una auditoría SEO se emite un informe en el que se recogen todas las incidencias detectadas, recomendaciones para su resolución así como de mejora, y una primera propuesta de la estrategia de posicionamiento orgánico.

Qué ventajas tiene para mi estrategia hacer una auditoría SEO


Hasta ahora hemos visto que si queremos diseñar una estrategia óptima de posicionamiento orgánico, debemos empezar con el análisis SEO del sitio web. Éste sería el fin último de la auditoría y casi su fundamente de ser.

Sin embargo, detrás de esta premisa, realizar una completa auditoría SEO aporta un conjunto de ventajas que debemos tener en mente tanto durante el desarrollo de la auditoría como a la hora de implantar las recomendaciones del informe resultante:

  • Establecer un punto de referencia. Estamos en marketing y, no lo olvidemos, todo debemos medirlo para evaluar el impacto de nuestras acciones, sean positivas o negativas. Si vamos a ciegas, sin analizar bien la situación actual, difícilmente podremos saber qué estamos haciendo bien, qué mal o qué deberemos potenciar o corregir.

  • Identificar puntos de mejora en el sitio web que afectan a su posicionamiento. La auditoría no solo detecta problemas o errores que puedan representar una carga para el posicionamiento, sino qué aspectos del sitio web pueden mejorarse para optimizar resultados.

  • Identificar las palabras clave por las que ya está posicionando. Por el mero hecho de estar disponible en Internet, al acecho de los rastreadores, las páginas de un sitio web ya están posicionando por unas palabras clave, que no tienen por qué coincidir con las que se pretendía inicialmente o las que se pretende en el futuro.

    Conocer cuáles son estas palabras clave puede ayudarnos a diseñar una estrategia que aproveche su potencial para reforzar la autoridad del sitio web.

  • Conocer a la competencia directa y contrarrestar sus acciones de posicionamiento. No debería dudar a este respecto: no estamos solos ahí fuera. Hay toda una variedad de competidores que tienen y quieren casi lo mismo que nosotros. Debemos identificarlos y estudiarlos, para que nuestro sitio web proporcione una diferencia y un valor añadido con respecto a ellos.

  • Posibilidad de identificar nuevas oportunidades. Además de cómo herramienta de evaluación, el análisis SEO nos permite analizar con ojo crítico el sector al que se dirige el sitio web, lo que puede darnos ideas para desarrollar nuevos conceptos.

    Por ejemplo, creación de nuevos contenidos, productos o servicios, optimización para nuevas palabras clave, o identificación de nichos prometedores ignorados por nuestra competencia, entre otros.

  • Descartar acciones o tácticas sin o escasas posibilidades de éxito. De forma similar a las nuevas oportunidades, la auditoría SEO puede servirnos para identificar aquello que resulte un lastre para optimizar el sitio web, como palabras clave sin volumen de búsqueda, contenidos que no producen interés entre los usuarios o nichos saturados con nula posibilidad de expansión.

  • Mejorar la captación de usuarios cualificados y la tasa de conversión. No solo queremos aumentar las visitas a un sitio web, sino que éstas sean de usuarios que estén interesados en sus contenidos, que les resuelva o satisfaga alguna necesidad y, como objetivo final, que completen una conversión, sea del tipo que sea.

    De nada sirve tener millones de visitas si ninguna se detiene para interactuar con el sitio web.

Cómo hacer una auditoría SEO paso a paso


Checklist áreas de una auditoría SEO


Vistos los fundamentos, la justificación, las ventajas y cómo hacer auditorías SEO, ahora detallaremos qué pasos debería tener.

Dependiendo de la complejidad del sitio web, algunos pasos serán innecesarios o triviales, pero a medida que el sitio web aumenta de tamaño, mayores serán también los requisitos de análisis y evaluación en cada paso.

Para facilitar su comprensión y dado que el campo de aplicación de una auditoría abarca varios apartados de diversa índole técnica, vamos a dividir esta secuencia siguiendo esos apartados.

Aunque no es imprescindible seguir estrictamente el orden planteado, sí que es conveniente hacerlo. Por un lado, para imponer un cierto orden en nuestro trabajo del análisis SEO de una auditoría, pero también porque algunos pasos, que iremos identificando, pueden necesitar las conclusiones de pasos anteriores.

 SEO Técnico

En este apartado valoraremos aspectos relacionados directamente con la plataforma tecnológica que aloja el sitio web y lo pone a disposición a través de Internet.

Aunque la mayoría de las veces no requieren un alto grado de cualificación técnica, modificar algunos de estos parámetros puede afectar muy negativamente al sitio web e incluso que deje de funcionar, por lo que deben tocarse con precaución y siempre con las garantías necesarias.

  1. Revisar el fichero robots.txt
  2. El fichero robots.txt incluye directrices de cómo deben los buscadores rastrear el sitio web, desde qué directorios pueden acceder hasta qué tipos de ficheros deben ignorar.

    Existen directrices que pueden instruir a uno u otro rastreador para que NO rastreen el sitio web, por lo que un fichero robots.txt mal configurado puede hacer que las partes más importantes de un sitio web sean ignoradas, por muy optimizadas que estén. De hecho, en muchas ocasiones, el mejor robots.txt es… ¡no tenerlo!

  3. Revisar el fichero .htaccess
  4. Este fichero administra el funcionamiento del servidor web (no confundir con el gestor de contenidos) y su correcta configuración puede afectar al rendimiento del servidor (es decir, reducir su tiempo de respuesta), mejorar la seguridad ante posibles ataques de piratas o para optimizar las redirecciones 30x.

    No debe tocarse salvo que se esté MUY seguro de lo que se hace. Mientras que el fichero robots.txt podría impedir que los buscadores rastreasen un sitio web, un fichero .htaccess mal configurado puede hacer que deje de responder.

  5. Revisar el fichero sitemap
  6. El fichero sitemap incluye una especie de índice o guía de las páginas y recursos de un sitio web (como imágenes o documentos).

    Aunque los rastreadores actuales son lo suficientemente inteligentes para acabar “deduciendo” la estructura de un sitio web, a través del sitemap nos aseguramos que “ven” la estructura y contenido que nos interesa, no su “particular” visión, que puede coincidir o no con la nuestra.

    Además de tener un fichero sitemap correctamente configurado y actualizado (existen herramientas o plugins automáticos para ello), debemos indicarlo a los buscadores (en Google, a través de su consola de búsqueda):


    Sitemap Consola de búsqueda

    Haz clic en la imagen para ampliarla  


  7. Revisar la velocidad de descarga del sitio web
  8. Aunque solo sea un paso, su alcance puede abarcar muchas áreas del sitio web, puesto que una velocidad de descarga lenta puede ser debida a muchos factores. Desde los puramente técnicos (que quizás se resuelvan con el fichero .htaccess) hasta otros relativos al contenido (tamaño de las imágenes).

    Existen múltiples herramientas para esta evaluación (como GT-Metrix, Pingdom Tools o Google PageSpeed Insights), que además de asignar una puntuación del nivel de rendimiento del sitio web, emiten sendos informes con los elementos que tienen margen de mejora.

  9. Revisar la versión móvil del sitio web
  10. Los usuarios utilizan cada vez más los dispositivos móviles para navegar a través de Internet. Debemos asegurarnos, por tanto, que el sitio web tenga un diseño responsivo, que se adapte a las dimensiones de la pantalla de visualización.

    Google proporciona una herramienta (prueba de optimización para móviles) que comprueba si un sitio web es amigable y está optimizado para dispositivos móviles. Además, la consola de búsqueda, en el menú “Tráfico de búsqueda”, también incluye una opción que analiza la usabilidad móvil:


    Usabilidad Móvil consola Google

    Haz clic en la imagen para ampliarla  


  11. Configuración optimizada del gestor de contenidos (WordPress)
  12. Actualmente, la mayoría de sitios web se realizan sobre algún gestor de contenidos, como WordPress o Joomla, que permite gestionar y actualizar su contenido a través de interfaces de usuario basados en formularios muy fáciles de usar.

    Como parte de la plataforma que aloja y sirve el sitio web, debemos revisar su configuración para comprobar que esté adaptada y optimizada para las características del sitio web. En WordPress, por ejemplo, un problema frecuente suele venir por la instalación excesiva de plugins que pueden ser innecesarios o redundantes.

 Análisis de palabras clave

Los buscadores muestran sus resultados en base a unas palabras clave introducidas por los usuarios. La idoneidad de las palabras clave de nuestro sitio web y su correlación con las búsquedas de los usuarios resultan fundamentales para optimizar nuestra presencia en los buscadores. Por tanto, es un aspecto que no debemos obviar cuando hagamos la auditoría SEO.

  1. Estado actual de las palabras claves posicionadas
  2. Ya lo hemos mencionado: por el mero hecho de existir en Internet, casi seguro que el sitio web ya ha sido rastreado por los buscadores y asociado con unas determinadas palabras clave de búsqueda. De nuevo, la consola de búsqueda de Google aporta información a este respecto:


    Consultas consola de búsqueda

    Haz clic en la imagen para ampliarla  


    Aunque quizás estas palabras clave no coincidan con las que en principio nos interesen, conviene tenerlas en cuenta, pues pueden abrirnos nuevas oportunidades para seguir generando contenidos o identificar qué contenidos debemos modificar para evitarlas.

  3. Investigación de palabras clave

    Mientras que el punto anterior se centra en cómo estamos posicionados, este apartado se focaliza más en cómo nos gustaría estar posicionados; es decir, con qué palabras clave queremos aparecer en las búsquedas.

    Para ello, utilizaremos herramientas como keywordtool.io, KW Finder o el Planificador de Palabras Clave de Google, que nos permiten analizar y evaluar diversas combinaciones de palabras clave y elegir aquellas que mantengan un buen compromiso entre nivel de competencia y volumen de búsqueda dentro de nuestro área de interés.

  4. Canibalización
  5. La canibalización se produce cuando dos o más páginas de un mismo sitio web compiten por la misma palabra clave. Una posible consecuencia negativa de este escenario es que los buscadores solo indexen y posicionen una de ellas, la que consideren más oportuna.

    Otra consecuencia es que, al repartir una palabra clave entre varias páginas, estamos distribuyendo la fuerza que tendría una sola página para esa palabra entre varias páginas, por lo que restaría en su posicionamiento en los buscadores.

    La consola de búsqueda de Google, dentro de la “Analítica de búsqueda” en el menú de “Tráfico de búsqueda”, también puede ofrecernos muchas pistas en este sentido.

  6. Posicionamiento de la competencia
  7. Sabemos cómo lo estamos haciendo nosotros, pero ¿cómo y qué está haciendo la competencia? Mediante métodos indirectos y con herramientas como SemRUSH o Ahrefs, podemos descubrirlas y analizar su viabilidad para considerarlas en nuestro sitio web, en función de su grado de competencia, dificultad o nivel de búsqueda.

 SEO OnPage

Identificar qué aspectos internos del sitio web, ajenos al apartado técnico que ya hemos analizado, pueden revisarse para optimizarlo.

Para diferenciarlo del SEO técnico, que también es “sobre el sitio”, el SEO OnPage es independiente de la plataforma y tecnología utilizadas, centrándose en el contenido, la estructura de las páginas o el enlazado entre ellas.

  1. Analizar indexación, autoridad el dominio y posibles penalizaciones
  2. Ya sea a través de la consola de búsqueda de Google, o con el comando “site:” del buscador, podemos ver el grado de indexación del sitio web y cuántas de sus páginas están indexadas. Una discrepancia con los valores reales pueden indicar problemas de rastreabilidad (sea en el robots.txt o en el sitemap).

    También debemos comprobar el valor de autoridad del dominio del sitio web (con herramientas como Moz o Majestic) e identificar posibles penalizaciones, que quizás hagan recomendable desistir de ese dominio.

  3. Títulos y metadescripciones del sitio web y las páginas
  4. Debemos asegurarnos que cada página web del sitio web tiene un título acorde con su contenido y optimizado para las palabas clave de esa página, al igual que su metadescripción, eliminando cualquier repetición o, muy habitual, que estén en blanco o valores por defecto.

    La consola de búsqueda de Google, dentro de las “Mejoras de HTML” en el menú “Apariencia en el buscador” nos mostrará cuando hay títulos o metadescripciones duplicadas, pero será tarea nuestra comprobar página a página que estén optimizadas:


    Mejoras HTML en una auditoría SEO

    Haz clic en la imagen para ampliarla  


  5. Imágenes optimizadas en dimensiones y tamaño
  6. Asignatura MUY pendiente aún a día de hoy. Aunque las imágenes suelen estar optimizadas en cuanto al tamaño del fichero, sigue siendo muy habitual encontrar imágenes de grandes dimensiones (miles de píxeles de alto y ancho, incluso) para ser mostrados en un cuadro mucho más pequeño.

    Debemos asegurarnos que todas las imágenes estén optimizadas para la ubicación donde se mostrarán, tanto en lo referente a sus dimensiones como al tamaño del fichero.

  7. Contenidos optimizados para las palabras clave y los usuarios
  8. Cada página debe estar redactada con unas palabra clave como objetivo, utilizándolas adecuadamente a lo largo del texto. Es decir, no solo concordancias exactas, sino también usando variaciones ortográficas, metáforas, expresiones similares, etc.

    Además, hay que utilizar adecuadamente los recursos HTML de formato de texto (titulares H1, H2 y H3; negritas; cursivas; lista enumeradas) para remarcar los elementos importantes del texto, de forma que puedan ser fácilmente identificados tanto por los usuarios como por los rastreadores.

  9. Direcciones URL’s optimizadas
  10. Una URL legible, con significado semántico y relacionado con las palabras clave que hayamos identificado anteriormente, también aporta información al usuario sobre el contenido de la página, y a los rastreadores, a la hora de posicionar.

    Puede ampliar o complementar la información que, de por sí, el título de la página (no confundir con el titular H1) ya incluye.

  11. Arquitectura del sitio web y enlaces internos
  12. Un aspecto fundamental de un sitio web, como ya se ha mencionado, es cómo están organizados los contenidos (esto es, las páginas) y cómo están relacionados entre sí (es decir, su enlazado interno), siguiendo una estructura jerárquica que sean fácil de comprender y seguir por usuarios y rastreadores.

    En este apartado comprobamos que la arquitectura del sitio web responde a esta estructura, con los contenidos o páginas más importantes ubicados en niveles destacados de la arquitectura y convenientemente enlazados para facilitar la navegación entre ellos.

  13. Enlaces rotos (error HTTP 404) y redirecciones (30x)
  14. Cuando un enlace no lleva a ninguna parte, produce frustración en el usuario, que puede decidir irse a otro sitio web, y nos hace perder cuota de rastreo del buscador, que ha seguido un enlace que no lleva a ninguna parte. Detectarlos resulta una tarea laboriosa, pero herramientas online como Dead Link Checker o plugins como Brocken Link Checker lo hacen automáticamente.

    También debemos analizar las redirecciones, tanto permanentes (301) como temporales (302), y decidir su conveniencia; esto es, eliminar la redirección y poner la URL definitiva en su lugar (solo posible si hablamos de enlaces internos).

    Desde el punto de vista del rendimiento, si se utiliza WordPress con un plugin de redireccionamiento, se debe evaluar si realmente es necesario, puesto que se puede conseguir casi lo mismo, y de forma mucho más eficiente, con el fichero .htaccess.

  15. Marcado estructurado de los datos (Schema)
  16. El marcado estructurado de los datos permite asignar significado semántico a la información que contienen las páginas web para que los rastreadores de los buscadores puedan identificarla e interpretarla.

    Por ejemplo, mientras que para una persona es fácil reconocer una dirección postal, mientras que para un rastreador solo es una cadena de texto que no se distingue del resto.

    Un correcto marcado estructurado de datos permite que los buscadores generen los fragmentos enriquecidos (“rich snippets”) de los resultados de búsqueda, que hagan destacar aún más nuestros enlaces:


    Datos estructurados en un análisis SEO

    Haz clic en la imagen para ampliarla  


    En el caso de sitios web de comercio electrónico, el adecuado marcado de datos se vuelve crítico, pues significa que nuestros productos puedan llegar a salir directamente en las páginas de resultados de Google, con todo lo que ello podría aportar en términos de visitas cualificadas.

 SEO OffPage

Por sí mismo, un sitio web eficiente y contenidos optimizados no aseguran un buen posicionamiento, sino que también es necesario que tenga relevancia y “contactos” con el exterior. Este apartado de las auditorías SEO lo evalúa, junto con un análisis de cómo está la competencia.

  1. Análisis de enlaces entrantes
  2. Entre los factores de posicionamiento utilizados por los buscadores, la estructura de enlaces externos entrantes a un sitio web constituye uno de los más destacados pues, en cierta medida, mide su “reputación”.

    Son varios los parámetros a considerar en este análisis. No solo el número de enlaces, sino también la propia “reputación” del sitio web origen, la correlación entre su temática y la nuestra, el texto ancla, así como otros factores relacionados con el contexto donde está colocado ese enlace (es decir, el texto alrededor del enlace en el origen).

    Además de la consola de búsqueda de Google, disponemos de múltiples herramientas para facilitar esa labor, que ya hemos utilizado en otros apartados de la auditoría, como SemRUSH, Ahrefs, Majestic o Moz OSE:


    Enlaces entrantes

    Haz clic en la imagen para ampliarla  


  3. Presencia en las redes sociales
  4. En el menú “Adquisición” de Google Analytics podemos ver que uno de los canales a través del cual pueden llegarnos visitas son las Redes Sociales:

    Redes Sociales en un análisis SEO


    Si bien los enlaces desde las Redes Sociales no afectan directamente al posicionamiento, analizar este tráfico nos ayudará a definir una estrategia de difusión en redes sociales con mayor respuesta de los usuarios, seleccionar aquellas con mejores perspectivas y conseguir una audiencia más cualificada a nuestros intereses.

  5. Contenidos duplicados
  6. A los buscadores no les gusta el contenido duplicado, puesto que no aporta nada a lo que ya existe, además de suponer un agravio ético (estamos hablando de plagios). En consecuencia, cuando lo detectan, normalmente penalizan el sitio web “copiador”, manteniendo al original.

    Aun cuando nosotros mismos (ya sea directamente o a través de un equipo de redactores de confianza) hayamos redactado los contenidos, siempre es conveniente verificar que no haya duplicidades con otros sitios web (que, por ejemplo, nos hayan copiado).

    Incluso redactándolos nosotros mismos, ocasionalmente pueden producirse similitudes que podrían interpretarse como contenido duplicado. Herramientas como Siteliner y Copyscape nos ayudarán en esta tarea, tanto dentro como fuera de nuestro sitio web.

  7. Relevancia de la competencia
  8. De los apartados anteriores ya habíamos identificado y analizado los sitios web de nuestros principales competidores, aunque sea indirectamente, sus palabras clave.

    En el SEO OffPage debemos seguir con esta labor de investigación, incluyendo un análisis de los enlaces externos entrantes de sus webs, siguiendo prácticamente la misma metodología y herramientas que ya hicimos con nuestro propio sitio web (primer punto de esta apartado), y su presencia en las Redes Sociales.

    La estructura de enlaces entrantes que obtengamos de nuestra competencia nos servirá, además de para valorar su relevancia en Internet, para reforzar nuestra propia estructura, añadiendo enlaces desde sitios web que ellos tienen pero nosotros no.

 Experiencia de usuario

Podemos tener los mejores contenidos y una excelente estructura de enlaces externos, pero si el usuario que visita nuestro sitio web no localiza la información que busca o se siente confuso o perdido cuando intentan navegar a través de las páginas, entonces perderemos una oportunidad de captarlo y lo perdamos para siempre.

Este apartado intenta medir esta satisfacción de la experiencia de usuario, con los límites que imponen un criterio basado en valoraciones muy subjetivas y, muchas veces, siguiendo la última tendencia en diseño de sitios web.

  1. Estructura jerárquica de los menús y navegabilidad
  2. Durante la revisión del SEO OnPage ya se indicó la importancia de una adecuada arquitectura del sitio web. Esta arquitectura y, especialmente, la jerarquía de las principales páginas deben quedar también reflejadas en los menús del sitio web.

    De nada sirve que tengamos una arquitectura web perfecta si después los menús son confusos o muestran una estructura aparente distinta de la real, confundiendo tanto al usuario como a los rastreadores a la hora de identificar y navegar entre las páginas.

  3. Publicidad de terceros
  4. No es intrínsecamente negativo colocar publicidad de terceros en un sitio web, pero debe hacerse con respeto al usuario, de forma no intrusiva, y solo con mensajes relevantes y potencialmente útiles al usuario; es decir, relacionados con el contexto de la página.

    No debemos olvidar que si un usuario llega a nuestra página es porque algo le ha interesado de nuestro contenido y quiere una respuesta. No está ahí para ser bombardeado con publicidad.

    Por otro lado, muchas plataformas publicitarias suponen conectar con un servidor externo para descargar el anuncio, lo que puede retardar la velocidad de navegación de las páginas y afectar negativamente la experiencia de usuario.

  5. Tendencias en la competencia
  6. El diseño web suele avanzar por tendencias, a medida que mejoran las técnicas de diseño y desarrollo y se comprenden mejor los factores de usabilidad que favorecen la experiencia de usuario.

    Estar al tanto de lo que hace nuestra competencia nos permite ver la aplicación práctica de estas tendencias, analizarlos en tiempo real y evaluarlos para decidir su idoneidad para nuestro sitio web.

Cómo hacer una auditoría SEO de un sitio web en WordPress


Como hemos visto hasta ahora, la labor de auditoría SEO de un sitio web se realiza sobre varios contextos. Por un lado, análisis de la propia web, para comprobar su estructura, navegabilidad, formato del texto, disposición de las imágenes, etc. Por otro lado, la utilización de herramientas externas para investigar y analizar factores relevantes del sitio web, como los enlaces entrantes o la relevancia del dominio.

Para los sitios web creados sobre WordPress, muchas comprobaciones del análisis SEO se pueden hacer directamente en este gestor de contenidos, más rápida y fácilmente que si tuviéramos que hacerlo navegando página a página a través del sitio web.

El siguiente vídeo lo muestra, sin más requisito que tener instalado el plugin Yoast SEO para WordPress:



Conclusiones

Antes de empezar a caminar debemos saber dos cosas: dónde estamos y a dónde queremos ir. Elaborar una estrategia de posicionamiento orgánico para un sitio web no iba a ser diferente en este aspecto.

Por un lado, necesitamos marcar un objetivo para la estrategia, que nos dirá a dónde vamos. Pero para saber dónde estamos debemos analizar a fondo el estado actual del sitio web, haciendo una auditoría SEO.

Tal es la importancia de un completo análisis SEO de un sitio web que sus efectos positivos son evidentes con tan solo corregir y aplicar las incidencias y posibles mejoras detectadas, incluso sin ejecutar posteriormente una estrategia de posicionamiento.

La cada vez mayor complejidad de los algoritmos de búsqueda y la capacidad de análisis y rastreo de los buscadores hace que la tarea de auditar un sitio web comprenda muchas áreas, desde los exclusivamente técnicos, relacionados con la plataforma de hosting o el gestor de contenidos, hasta otras menos formales como la estructura y formato del contenido o la arquitectura web.

Dado los muchos aspectos involucrados en el análisis SEO de un sitio web, conviene seguir una metodología paso a paso que cubra cada área, haciendo uso de las múltiples herramientas disponibles para recoger la máxima y más exacta información posible.

Finalmente, el informe que resulta de hacer una auditoría SEO recoge una serie de recomendaciones y mejoras que deben aplicarse al sitio web para aprovechar sus beneficios. De nada sirve hacer la mejor auditoría si después sus conclusiones no conducen a ningún cambio en el sitio web.


¿Te ha resultado interesante este artículo?

Suscríbete para recibir consejos exclusivos para WordPress



Antonio Fernández Alonso

Antonio Fernández Alonso

Consultor SEO y Profesor colaborador del módulo SEO del Programa de Social Media Marketing de la Universidad de Sevilla (SMMUS). Ingeniero Superior de Informática, especializado en el desarrollo de estrategias de Posicionamiento Web para PYMES, y el gestor de contenidos WordPress.
Twitter | Facebook

Sitio Web: www.afernandezalonso.com/

Plugin Optimización de Imágenes Gratuito para WordPress