Plantillas Premium en WordPress: ¿qué tener en cuenta?

por | Dic 25, 2019 | Temas WordPress

Plantillas Premium en WordPress: ¿qué tener en cuenta?

 

¿WordPress? ¿Eso es para hacer blogs, no? WordPress es una herramienta de creación de contenidos como otra cualquiera, que viene dada por un fantástico gestor de contenidos, que en sus inicios se enfocaba más en la creación de blogs.

No obstante, su fantástica comunidad y la creación de un universo lleno de plantillas, plugins y todo tipo de extensiones, ha hecho posible que con WordPress se pueda construir casi cualquier tipo de página que tengas en mente (si no, no dominaría más del 60% de las webs hechas en España, y más del 30% en todo el mundo).

No obstante, y desde un punto de vista puramente técnico y de visión de “IT”, muchos desarrolladores de pura sangre, así como frontenders y backenders, resoplan y se ríen con cierto grado de superioridad cuando les enseño webs hechas con WordPress y con una plantilla X o un framework Y.

Entiendo lo que quiere decir ese resoplido, pero tenéis que entender que el público al que va enfocado WordPress y a lo que nos dedicamos todos los implementadores y/o consultores de este gestor de contenidos, es muy diferente al de las grandes empresas que necesitan grandes proyectos muy pero que muy personalizados.

Y digo todo esto, porque para los proyectos tipo PYME, portfolios, foros, páginas de venta, directorios de todo tipo, etc, de verdad, basta con utilizar WordPress y una buena plantilla.

Pero ojo, lo de usar una plantilla tiene un arma de doble filo y al final de este artículo comprenderás de lo que hablo, y sabrás elegir (y entender) cuál es la mejor opción para lo que estás buscando.

 El sobrino de las dos tardes y amores de miles de euros

Yo de mayor quiero tener uno de esos sobrinos que muchos de mis posibles clientes tienen.

Cuando les envío por email la propuesta de creación web, las herramientas que se van a utilizar, y cuánta es la inversión que tienen que hacer y por qué, muchas veces me responden que “un sobrino o cuñado suyo hace esa web en dos tardes con una plantilla”.

Quiero que pongas la mente en blanco desde ahora y hasta que termines de leer el artículo, porque la palabra plantilla está muy contaminada por culpa de muchos sobrinos y cuñados, y webs que se han quedado en un limbo de juanes palomo y de proyectos a medio hacer, que hacen que el concepto de plantilla tenga muchísimas connotaciones negativas.

El concepto que tienes que tener ahora de plantilla es una herramienta para optimizar tu trabajo y la velocidad a la que haces el mismo, que te va a permitir acelerar un proceso dentro de un proyecto, y que no afectará a la personalización y servicio que le des a un cliente (o a la calidad final y escalabilidad de tu web en el caso que vayas por libre).

Por otro lado, hay que jugar mucho con lo que nos queremos gastar (yo prefiero decir invertir) en una web de WordPress.

El precio de las plantillas “de a pie” están alrededor de 60 euros. Las hay más caras, más baratas y gratuitas. Fíjate que digo “caras” y no “de precio alto”, porque no creo que se merezcan esa atribución.

Como “cara” quiero decir que puede que te gastes esos 60 euros, y no recibas lo que esperabas a cambio (te ha salido caro). Más abajo te indico sitios web donde conseguir plantillas “de precio alto” o que te ofrecen todas las características que tiene que tener una plantilla para considerarse una inversión y no un gasto.

Si te sirve de consuelo, te voy a contar mi propia experiencia inicial con las plantillas hace ya casi 10 años: cuando empezaba en esto de WordPress, me enamoraba perdidamente de las plantillas de los mercados de plantillas tipo ThemeForest.

Me podía pasar horas viendo las demos de cada una de ellas, y marcándolas como favoritas para una posible futura compra. En ese momento no conocía ni los frameworks ni los page builders y sus respectivas plantillas.

Simplemente me dejaba llevar más por el corazón… y eso ha supuesto un par de miles de euros en compras impulsivas de plantillas que luego no he usado para ningún proyecto.

Siempre me terminaban por dar problemas de cualquier tipo. Intentaré, de verdad, evitar que esto te pase a ti, y que sepas predecir dicho escenario y sacarle todo el partido a la inversión que hagas en una plantilla.

 

 Tres preguntas fundamentales

En este punto del artículo, lo que tienes que preguntarle a cualquier plantilla es:

  • ¿Voy a poder empezar a trabajar contigo hoy mismo?
  • ¿Voy a poder editarte y personalizarte en un futuro cercano y lejano?
  • ¿Voy a poder cambiarte por otra de una manera relativamente sencilla cuando me aburra de ti?

Tener una respuesta positiva a esas tres preguntas clave va a suponer la diferencia entre utilizar una plantilla con fines prácticos y de una manera organizada y productiva o tener que estar anclado a una plantilla que luego te volverá loco a nivel técnico (no ser compatible con determinados plugins, dejarte código espaguetti por todos los lados, estar muy mal programada…).

Imagina ahora que ya tienes una plantilla perfecta y optimizada para tu proyecto en tus manos. Ten en cuenta que ahora tienes que aprender a utilizarla, y a hacer que lo que construyas con ella se parezca medianamente a la demo que has visto en la página donde la hayas comprado.

A continuación te escribo brevemente lo que yo considero que es hacer un buen uso de la plantilla, y más abajo, hacer un mal uso de la misma.

 

 Buen uso de una plantilla

 

Plantillas Premium en WordPress: Buen uso de una plantilla

 

    • Usar un child themes de WordPress dentro de la plantilla. Esto significa que todos los cambios a nivel de HTML y CSS que hagas, no variarán ni se perderán cuando la plantilla que hayas adquirido se actualice automáticamente.

 

    • Hacer que la plantilla y sus posibilidades se adapten a lo que tú necesitas, y no al revés.

 

    • Usar la plantilla únicamente para fines estéticos. Las funcionalidades que necesite tu web las cubrirás mediante el uso de plugins específicos.

 

  • Usar una plantilla “todo en uno” para un proyecto concreto, relativamente pequeño, y para el cual necesitas tener una web hecha cuanto antes.

 

 Mal uso de una plantilla

    • Limitarse a sustituir el contenido de ejemplo que venía con la demo (intenta aportar creatividad al proyecto, para que se parezca lo mínimo a otras webs utilizando la misma plantilla).

 

    • “Vender” a tus clientes una plantilla y su personalización, a coste de proyecto creado desde cero. (No es muy ético cobrar por algo que no has hecho tú).

 

    • Utilizar las imágenes que venían con la demo, para tu proyecto. (Puedes tener problemas de copyright en el futuro).

 

    • Usar las funcionalidades que vienen con la plantilla (content types específicos, sliders, etc). A la larga, es mejor utilizar plugins.

 

    • Prometer el oro y el moro a tus clientes, sin estar seguro de que la plantillla puede ser escalable y adaptable en todo momento a las necesidades de tu cliente.

 

  • Utilizar una plantilla pirata, para no tener que comprarla (están llenas de código malware y básicamente, es ilegal hacerlo).

 

 Empresas especializadas vs desarrolladores amateur en los mercados de plantillas

Como fanático de los servicios profesionales a la hora de utilizar plugins y plantillas para todos mis proyectos, tengo que hacer mención brevemente aquí de la gran diferencia que hay a nivel de calidad entre empresas especializadas en creación y venta de plantillas (enfocados a hacer crecer la empresa y auto-financiarse con sus clientes) y los desarrolladores que hacen y venden plantilllas por gusto, o porque quieren tener un pico de ingresos en un determinado momento.

Ponte en el lugar de ambos: si fueras una empresa (o freelance) y te dedicas a la creación de plantillas para WordPress, normalmente vas a querer seguir existiendo como empresa la mayor cantidad de tiempo posible, por lo que en tus servicios vas a:

  • Ofrecer soporte de calidad para todas las plantillas que hayas creado mediante un sistema de tickets y no sólo por email.
  • Actualizar constantemente tus plantillas para que no hayan problemas con el core de WordPress.
  • Fidelizar clientes para que sigan comprando plantillas y recomendándote a sus contactos.
  • Crear una documentación profesional y fácil de entender que acompañe a cada una de las plantilllas que vendes.
  • Crear algún tipo de suscripción mensual o anual para asegurar tu propia estabilidad económica.
  • Usar diferentes medios para dar a conocer tus plantillas (entre ellos los mercados de plantillas).
  • Conforme más clientes tengas, más podrás crecer a nivel de personal en tu empresa.

Si fueras un desarrollador que hace una plantilla puntual para WordPress con la intención de venderla en un mercado de plantillas, probablemente suceda que:

  • Tu principal objetivo sea ganar dinero vendiendo tu plantilla a cuantos más clientes mejor.
  • No te preocupe tanto si la plantilla deja de venderse.
  • No te preocupe tanto tener una documentación bien elaborada sobre cómo utilizar tu plantilla.
  • No te preocupe tanto dar soporte a la gente que tenga problemas con tu plantilla.
  • Al principio puede que inviertas mucho tiempo y esfuerzo en tener un código de calidad, pero en un futuro puede que el mantenimiento y actualización de tu plantilla pase a segundo plano, porque tengas otro trabajo que te reporta más beneficios.
  • Simplemente decidas no seguir con el proyecto.
  • Si vendes mucho, llegará un momento en que te faltarán manos para poder hacer todo a la vez.

Por eso, en un mercado de plantillas, tienes que saber localizar bien a las empresas que se dedican a ello y a los desarrolladores que simplemente están experimentando y que no se dedican a tiempo completo a crear y vender plantillas.

Ojo, hablo en términos generales. También hay empresas con un servicio muy pobre, y desarrolladores “supermán” que respeto y admiro por el poder de venta que tienen, sin perder calidad en ningún momento.

 

 Plantillas vs Page Builders

 

Plantillas Premium en WordPress: Plantillas vs Page Builders

 

Del mismo modo, hay una gran diferencia entre una plantilla y un page builder.

Las plantillas para WordPress, como concepto clásico, son una herramienta para crear una web, ya configurada y establecida para que simplemente cambies el contenido de ejemplo por el que tú quieras y no tengas que preocuparte por muchas más configuraciones más allá de cambiar colores y tipografías.

Los Page Builders se utilizan para crear y “montar” una página como tú quieras y en un futuro cambiarla como mejor te convenga.

Hay plantillas que incluyen un Page Builder y Page Builders que tienen muchas plantillas disponibles (ejemplos de “montajes” utilizando dicho Page Builder).

Yo recomiendo buscar un Page Builder bueno, y utilizar (a veces) las plantillas que vienen con el mismo. Esto hace que, al utilizar una de sus plantillas, si en cualquier momento quieres cambiar algo de sitio, te va a ser mucho más fácil y sencillo con el Page Builder.

Por otro lado, si compras una plantilla que vienen con un Page Builder, puede que la plantilla te encante, pero el Page Builder que utiliza no te guste nada.

Por ejemplo, en mi caso particular, si veo que una plantilla utiliza Visual Composer como Page Builder, la descarto automáticamente, por muy bonita que sea.

Y que no se te olvide que, muchas plantillas que se venden en mercados tipo ThemeForest, y que incluyen Page Builders dentro de ellas, incluyen una versión específica del Page Builder, pero el proceso de actualización dependerá enteramente del desarrollador de la plantilla.

Y eso de depender de alguien para tener tu sitio web actualizado correctamente… no me convence, y no te lo recomiendo. De ahí que insisto en utilizar las plantillas como elementos meramente estéticos, y que todo el poder de creación para tu web lo saques de plugins y de page builders bien hechos.

 

 Resumen

Si después de leer el artículo, te has decidido a aventurarte en la compra de una plantilla porque de verdad crees que te va a ahorrar mucho tiempo y que es justo lo que necesitas, te doy un pequeño repaso al os puntos más importantes que tienes que tener en cuenta:

 

Empaparse de los comentarios

Estés en el mercado de plantillas que estés, o si usas una empresa de venta de plantillas específica, lee siempre comentarios y opiniones sobre el vendedor (como cuando compras un producto en Amazon).

Fíjate sobretodo en los comentarios más negativos, y analiza si lo que dicen es un odio puntual hacia una plantilla concreta, o si de verdad toca un tema que afecta a la estrategia que tengas para tu proyecto web. (Por ejemplo que no sea compatible con un plugin que tú vayas a utilizar).

 

Juguetea con la demo

Entra en las demos que tengan las plantillas y juega con ellas. Visítalas desde el móvil, desde la tablet, mira a ver si te gusta como quedan…

Es uno de los mejores puntos de utilizar una plantilla comprada, que puedes testear el resultado tú mismo antes de comprarla. Descarta automáticamente las plantillas que no tengan demo, y que ofrezcan meras imágenes de cómo van a quedar (por muy bonitas que sean).

 

Analiza la velocidad de carga

Utiliza herramientas como WP Doctor para ver cómo carga la web, y en qué falla en cuanto a velocidad. Básicamente, conoce un poco “las tripas” de la plantilla y no te dejes guiar por su estética solamente.

 

Visita la demo desde todos los navegadores posibles

Utiliza herramientas como BrowserShots para cargar la plantilla en diferentes navegadores de Internet. Así te evitarás sorpresas luego en cuanto a rendimiento de la plantilla con un determinado navegador.

 

Encontrar ejemplos reales de uso de la plantilla

Intenta encontrar webs que usen la plantilla en concreto en “el mundo real”.

Suelen aparecer en las propia web que venda la plantilla, porque se sentirán orgullosos de que la gente las use para sus proyectos. Si no encuentras ningún caso real de alguien que use la plantilla, no es motivo de desconfianza, pero suele ser raro.

 

Tener en cuenta el tipo de soporte que existe

Aquí reside la diferencia, como te comentaba anteriormente, en si compras la plantilla a una empresa especializada, o a una persona concreta. Encuentra un soporte continuado, y de calidad, porque ¡siempre te van a surgir dudas en un futuro!

 

Preguntar todo lo que queramos al autor

Si tienes cualquier pregunta “pre-venta”, contacta con el autor. Esto no sólo te servirá para saber la calidad de respuesta que tiene la empresa que lo venda, si no para ahorrarte dolores de cabeza una vez comprada la plantilla.

Si el mercado de plantillas que utilices es serio, tendrá un apartado visible públicamente de “preguntas públicas” que otros usuarios han hecho al autor, y podrás ver las respuestas del mismo. Esto te ahorrará tiempo y también te permitirá conocer la plantilla más a fondo antes de comprarla.

 

No caigas en la tentación de usar la versión pirata

Pese a que puedes conseguir versiones pirata o nulled de plantillas conocidas, por favor, no las uses para tus proyectos reales, pues estás expuesto a sanciones, a multas y también a código malware insertado en las mismas y que afectarán muy negativamente a tu web y a tu imagen como profesional.

Si alguien ha dedicado cientos de horas y mucho esfuerzo a crear algo, es lógico que formemos parte del sistema de venta de servicios y paguemos por lo que vamos a utilizar en nuestros proyectos.

Eso sí, preocúpate por comprar plantillas en mercados o tiendas de plantillas con una política de devolución de dinero realista, ya que hay algunos que miran para otro lado si deseas que te devuelvan el dinero (a mi me ha pasado con Themeforest varias veces).

 

  Conclusión

Esto ha sido todo por mi parte en cuanto a elegir correctamente una plantilla web para tu proyecto.

Espero que hayas entendido todo lo que hace falta para que no te den gato por liebre, y que consigas la plantilla ideal para tu proyecto de una manera segura y sin mayores complicaciones. ¡Un abrazo fuerte y nos vemos en el siguiente artículo!

0/5 (0 Reviews)