¿Qué es un blog y para que sirve?

por | Sep 16, 2020 | Marketing online y comercio electrónico

¿Qué es un blog y para que sirve?

Puede que te haya sorprendido el título de este artículo, ya que hoy en día todos sabemos lo que es un blog.

Pero, si te paras a pensar detenidamente, y te metes en la piel de un emprendedor, un consultor, alguien que sea dueño de su propia empresa (de cualquier tamaño)… quiero que te preguntes de nuevo: ¿De verdad sabemos qué es un blog y para qué sirve?

En mi opinión, a día de hoy son tantas cosas que se pueden hacer con un blog y tantas formas de cómo crear un blog en WordPress, que la gran mayoría de las personas que se aventuran en el (gran) trabajo que es tener un blog profesional terminan por tirar la toalla al ver que no obtienen los resultados deseados, o simplemente porque se abruman al encontrarse con tal cantidad de tareas por hacer.

Y es que, querid@ lector, efectivamente un blog ya no es ese “cuaderno” de bitácoras o sitio donde “desahogarse” con tus penas.

Un blog, enfocado en un sentido puramente de negocios, va mucho más allá, ya que usado correctamente, te puede aportar grandes beneficios (y no me refiero únicamente a los económicos).

Sigue leyendo porque al terminar este artículo sabrás de una vez por todas lo que un blog puede hacer por ti, ya que sabrás, de igual manera, qué puedes hacer tú por el blog.

Sin más rodeos… ¡vamos al lío!

 

Qué es un blog

Qué es un blog

Al igual que cuando preguntan a las aspirantes a miss universo que qué es lo que más desean, y ellas suelen dar una respuesta “de manual” (la paz en el mundo y parecidos), antes de nada me toca darte una definición también “de manual”:

Un blog o bitácora es un sitio web que incluye, a modo de diario personal de su autor o autores, contenidos de su interés, que suelen estar actualizados con frecuencia y a menudo son comentados por los lectores.

Esta es una definición sacada de la Wikipedia, y pese a que es muy de andar por casa, vale su peso en oro en cuanto a tres conceptos fundamentales: contenidos de interés, frecuencia de publicaciones e interacción con los lectores.

Y es que estos tres conceptos son los que tienes que tener en mente conforme vayas leyendo todo este artículo.

 

Qué no es un blog

Acabamos de ver qué es un blog, y ahora me gustaría completar la definición dada, con lo que no es un blog.

He metido aquí este apartado, porque basándome en lo que me suelen preguntar algunos clientes (sobre todo posibles clientes) veo que sigue habiendo una increíble desinformación sobre lo que son cada uno de los tipos de “webs” que te puedes encontrar en Internet.

 

Un blog no es una Wiki

Aunque una Wiki se actualice constantemente, tenga temas de interés y esté abierta a interacción por parte de sus lectores, una Wiki no es un blog.

Hay muchos factores que los diferencian (en su gran mayoría en cuanto a formas de colaboración entre usuarios), pero quédate con esto:

  • Un blog suele ser, en un primer momento, vertical. (Siempre alguien tiene más control sobre lo que se dice).
  • Una Wiki es horizontal: todos tienen (o deberían tener) el control de modificar lo que se escribe en sus páginas.

Es cierto que casi nadie crea Wikis (al menos no a escala de usuario convencional), y seguro que no conoces a nadie que conozca a alguien que tenga o participe en una Wiki.

Pero quería dejar claro este punto, ya que el tema de la colaboración en cuanto a la creación de contenido en un blog es muy importante.

 

Un blog no es un sitio web

Quizás este punto está relacionado con el último de esta sección.

También puedo aceptar pulpo como animal de compañía y estar de acuerdo con que, en parte, un periódico electrónico es una web y un “blog” a la vez (aunque lo cojo con pinzas porque hay muchos “peros” en ese argumento).

Pero en términos generales, una web estática (un website de toda la vida), no es un blog.

Aquí me baso en la idea de que un blog, forma parte de una web. Y una web, no forma parte de un blog.

Si bien, en una portada de una web pueden aparecer algunas entradas recientes del blog, siempre se va a tomar a un website como un todo, y a un blog como algo complementario, con otros objetivos diferentes.

 

Un blog no es una landing page

Este punto es bastante obvio, pero aquí juego con la idea de que muchos todavía se hacen un lío con lo que sí es una página de aterrizaje (landing page), y lo que no es una página de aterrizaje.

Una landing page, al ser una “mini-web” con una información muy específica y con una llamada a la acción (El famoso CTA: Call to Action), debería de hacer que el visitante haga los mínimos clics posibles en el contenido.

Para ello hay que prescindir de muchos elementos que normalmente tiene un website, y entre ellos, se encuentran las entradas de blog.

 

Un blog no es una tienda en línea

Mis manos son un poco reacias a teclear el contenido de esta sección, ya que es más obvia que el color rojo en la nieve, pero lo tengo que dejar por escrito de alguna manera: una tienda online no es un blog.

Confieso que una vez conocí a un potencial cliente que quería rehacer su blog y convertirlo en una tienda online; y no le culpo, porque lo que estaba haciendo en ese momento era “postear” una foto de un artículo, con una breve descripción y un email en el que contactar si estabas interesad@ en adquirir el artículo.

Puede que en ese caso su blog sí que actuara como tienda online, pero, realmente, no.

 

WordPress ya no es (solamente) un blog

Y este punto, a nivel personal, es el más importante de todos en este apartado del artículo, y el cual me ha hecho escribir.

En Webempresa ya hemos hablado de la gran diferencia entre WordPress.org vs WordPress.com, y es lo primero que tienes que tener claro antes de abordar lo que te voy a decir a continuación:

WordPress empezó siendo un CMS para blog. Ahora ha evolucionado tanto, que en la gran mayoría de casos, ya no se utiliza para tener un blog.

Hay mucha gente que todavía asocia la palabra WordPress a “blog”, ¡y no les culpo! Cada uno se centra en sus cosas y no hay por qué saber al detalle todo sobre todo.

Pero hoy en día, WordPress ya permite crear casi cualquier tipo de web gracias a su extenso universo de plugins para cumplir con diferentes objetivos, y uno de ellos, es el de blog.

Yo creo que suele seguir habiendo confusión, porque por defecto, WordPress trae dos Custom Post Type (CPT): los posts, y las páginas.

Y claro, los posts se utilizan normalmente para escribir artículos de blog. Y de ahí (yo creo) la confusión que todavía existe.

Quizás, y aquí lanzo la idea, una instalación virgen de WordPress debería de tener una especie de asistente que te pregunte para qué vas a utilizar la web (web corporativa, tienda online, porfolio, etc) y que te instale u ofrezca instalar los plugins más comunes para tal fin, además de generarte los CPT que sean necesarios, para ahorrarte trabajo.

No sé, no me hagas caso… es un sueño-fantasía que tengo últimamente. 🙂

El caso es que espero que te a estas alturas del artículo, te haya quedado bien clara la idea de lo que es un blog, y lo que no es.

 

Para qué sirve un blog

Para qué sirve un blog

Ya hemos cubierto la parte del “qué”; atacamos ahora la parte del “por qué”: razones por las que deberías de tener un blog.

Mis dedos ya han dejado de dudar sobre si escribir o no, para pasar a temblar ante las posibilidades y beneficios que te brinda el tener un blog.

 

Llega a tu público objetivo

Para empezar, estás leyendo este artículo en el blog de Webempresa.

Quizás eres un(a) emprendedor(a) que está creando su propia web, y quiere conocer al detalle cada una de las fases que hay que atravesar a la hora alcanzar este objetivo.

Este artículo te está ayudando, sea en la medida que sea, a ampliar tus conocimientos y a entusiasmarte y darte la energía para seguir adelante con tu emprendimiento.

Si es así, estoy muy contento, porque es a este tipo de público al que quiero llegar.

No me sirve de nada si un programador experto lee este artículo (ya saben de sobra lo que es y no es un blog); lo que me sirve es que te sirva a ti, emprendedor(a), consultor(a), empresari@.

Sois vosotros en los que siempre pienso cuando escribo un artículo en este blog, y es por ello que me alegra que haya encontrado a mi público objetivo.

Nota: por si no te has dado cuenta todavía, el resto de beneficios de tener un blog los voy a escribir utilizándote a ti como ejemplo. 🙂

 

Te van a encontrar antes en Google

Quizás has aterrizado en este artículo tras escribir en Google: “qué es un blog y para qué sirve”.

Eso ya son muy buenas noticias para mí, créeme. Significa que el blog de Webempresa está muy bien posicionado, y que se cumple uno de los mejores beneficios de tener un blog: que tu público objetivo te encuentre más fácilmente.

Si tienes un blog, actualizado, con artículos de interés, con un SEO bien trabajado, tarde o temprano empezarás a recibir visitas a tu web gracias a que tus visitantes te han encontrado en Google mientras navegaban por Internet.

Esta es la magia de tener un blog. Y si no tienes blog, simplemente, esta magia no ocurre.

 

Más posibilidades de conversión

Al recibir más visitas gracias a que te encuentran antes en Google, vas a aumentar las posibilidades de convertir una visita en lo que te hayas marcado como objetivo: una suscripción a tu lista de correo, una venta de un curso, un nuevo suscriptor a tus redes sociales…

Creando una buena estrategia de blogging para generar leads y clientes nuevos, te puede ir muy pero que muy bien.

Por ejemplo, si en este artículo que estás leyendo yo te ofreciera un curso super mega chachi, a través de un enlace, para crear tu propio blog de manera fácil y con mi apoyo profesional por email y Skype, quizás te interesaría. (Spoiler: no, dicho curso no existe. No encontrarás ningún enlace a algo parecido en todo el artículo).

 

Vas a crear una comunidad de seguidores

Del mismo modo, cuando juntas todas esas visitas que se convierten en suscriptores, seguidores, ventas, o lo que te hayas planteado, lo que vas a empezar a formar cuando las juntas todas es algo fundamental en el marketing online: una comunidad.

Y no me refiero a tener miles de seguidores en tu cuenta de Instagram o Twitter; al fin de al cabo en la gran mayoría de casos, esos seguidores no suelen aportar nada, simplemente son un número de personas que en su momento se interesaron por ti y que casualmente te siguen todavía.

Una comunidad creada a partir de un blog, es algo que vale su peso en oro porque:

  • Son personas de carne y hueso, realmente interesadas en lo que cuentas en tu blog.
  • Son prescriptores de tu blog, ya que no dudarán en recomendarte a alguien que ellos crean que puedan estar interesados en lo que escribes.
  • Son predicadores de tus artículos cuando los comparten por redes sociales, aumentando exponencialmente las posibilidades de que tu blog reciba incluso más visitas de personas igualmente interesadas en el tema que tratas en tus artículos.
  • Son clientes que de una manera u otra aportan valor a tu producto (ya sea un producto físico, digital, un servicio, una suscripción de pago…) a cambio de que tú les aportes la calidad deseada.

Por ejemplo, si tú eres una persona emprendedora, que devora blogs sobre marketing online, y comparte y opina sobre los mismos en su cuenta de Twitter, la cual tiene, por poner un ejemplo, 20.000 seguidores, quizás si recomiendas una única vez este artículo con un tweet, de esos 20.000 seguidores, este artículo recibirá 200 visitas.

No sé si la estadística es la correcta, pero incluso si son solamente 50, yo ya me pongo contento, porque sé que esas 50 personas que se han molestado en visitar el artículo que has compartido, son, probablemente, personas interesadas en temas de WordPress y Marketing Online.

Quizás de esas 50 personas, únicamente 5 se suscriban a la lista de correo de Webempresa, y con ello, ya hemos generado 5 nuevas relaciones con posibles clientes.

¿Ves lo maravilloso que es tener un blog (de calidad)?

 

Tu marca se conocerá más

Este punto está directamente relacionado con los anteriores (bueno, en realidad todos están estrechamente relacionados entre sí).

Al crear una comunidad de calidad gracias a que el contenido de tu blog gusta y es interesante, va a impulsar activa y pasivamente tu marca personal o marca de empresa en Internet.

Activamente porque como ya hemos mencionado, la gente va a proyectar tus artículos a través de sus redes sociales, recomendaciones a sus conocidos (de manera online y offline), y un largo etc de pequeñas acciones que tu comunidad “hará por ti”, para que los seguidores de tu marca crezcan un poquito cada día, a medio y largo plazo.

Pasivamente porque el contenido que generes en tu blog, va siempre a “estar ahí”, en Internet, y de manera pasiva, siempre alguien lo encontrará, y se volverá a generar ese proceso mágico que hemos ido viendo a lo largo de todos los beneficios de tener un blog.

Eso si, de ti depende que esta “rueda” siga girando, ya que tendrás que tener tu blog al día, con contenido actualizado, de calidad, y estar atento siempre a las reacciones que surjan de cada artículo.

 

Vas a ganar dinero

Y cómo no, la suma de todos los beneficios anteriores va a generar algo que yo creo que todos buscamos con un blog: ganar dinero con él, o gracias a él.

Y si no es dinero lo que buscas, seguro que se parece mucho; porque en el ámbito de “negocio”, no tendría sentido invertir tu tiempo y esfuerzo en algo que hagas de manera altruista.

Espero que en este apartado hayas visto con claridad los beneficios que ofrece tener un blog, y básicamente una visión amplia que responda a la pregunta de: ¿Para qué sirve un blog?, o ¿Qué puedo conseguir con un blog?

Y ahora que ya te tengo medio convencid@, voy a contarte los tipos de blog que existen, para que te sientas identificado con alguno de ellos, y emprendas así tu aventura de ser un blogger (persona que tiene un blog activo).

 

Qué tipos de blog existen

Tipos de blog

La clasificación de blogs que te traigo a continuación es propia. Es decir, no quiere decir que sean estos los tipos exactos de blog que existen en Internet, por que hay millones de ideas para generar contenido en un blog.

Todas la razones que hemos visto a lo largo del artículo para tener un blog, se aplican a cada uno de los tipos que te detallo seguidamente:
 

Blogs personales

Aunque este artículo está enfocado a los blogs “que generan algún tipo de negocio”, he querido incluir también los blogs personales.

Y es que, un blog personal puede, sin querer, ¡generar también negocio!

Por ejemplo: un año decides recorrer el mundo en bicicleta. Y te abres un blog personal; no eres una empresa, ni un profesional, ni un influencer, simplemente quieres dejar plasmado por escrito lo que vas haciendo durante tu flamante viaje.

Los lectores de tu blog son tus amigos, familia, compañeros de trabajo muertos de la envidia, y poco más; pero un día una prestigiosa marca de bicicletas, te encuentra en Google, y te propone patrocinar tu viaje, a cambio de que utilices una de sus bicicletas y que aparezca su marca en tus artículos de blog.

Dicha marca tiene más de 500.000 seguidores en Instagram, y ellos mismos van a promocionar tus artículos en sus redes sociales.

¿Qué harías en ese caso?

Como ves, un blog personal es igual de interesante que cualquier otro tipo de blog.

 

Blogs de marca y corporativos

Son los blogs más comunes, aunque los que peor se suelen utilizar.

En mi opinión, cuando una empresa “abre un blog”, debería de hacerlo generando contenido de interés a terceras personas, no contenido de su propio interés. (solo así se generará esa rueda mágica que veíamos anteriormente).

Hay otras muchas maneras de generar interés y empezar a crear una comunidad. Aquí te pongo un par de ejemplos:

  • Si tu empresa es una carpintería, no escribas un artículo sobre un evento al que has asistido en el que has quedado finalista en una feria de la madera, y en donde cuelgues la típica foto con flash dando la mano a otra persona que nadie conoce; crea un artículo sobre cómo hacer mesas y sillas a partir de palés viejos en 5 pasos.
  • Si tu empresa es una peluquería, no te limites a escribir artículos sobre las promociones que tienes ese mes (para eso ya existen otro tipo de canales); escribe sin embargo sobre cómo saber qué tipo de corte de pelo queda mejor con la forma de la cabeza, y menciona que en tu peluquería se hace un estudio previo gratuito y se ofrecen diferentes posibilidades para que luzcas el corte de pelo de tus sueños.

 

Blogs de servicios online

Muy parecidos a los anteriores, pero dedicados exclusivamente a un servicio online.

Dentro de este tipo de blogs incluyo a todas las webs que ofrecen membresía mensual o anual, y que utilizan un blog para generar interés por sus servicios y aumentar sus conversiones, como principal canal de ventas.

Normalmente estos blogs tienen mucho más alcance que los anteriores, ya que quien los gestiona tiene un conocimiento mucho más avanzado de cómo utilizarlos, ya que es, generalmente, su principal canal para conseguir posibles clientes.

 

Blogs nicho

Un tipo de blog muy interesante, ya que persigue llegar a un público objetivo muy específico (nicho), que normalmente estará muy interesado en lo que tengas que decir en tu blog.

Dar con un nicho potencialmente rentable e interesante es muy difícil. Pero si lo consigues, te vas a encontrar con una comunidad poderosa y fiel (aunque suele ser pequeña), pero cuyo nivel de interés en tu blog es muy elevado, multiplicando muchísimo las posibilidades de venta del servicio o producto que tengas.

Si no tienes claro todavía qué es un nicho, te pongo varios ejemplos, y entre paréntesis, los productos o servicios que puedes venderles:

  • Amantes de las maquetas de aviones de la segunda guerra mundial. (materiales premium, tutoriales, modelos avanzados de construcción, libros especializados…).
  • Dueños de perros de la raza Caniche (cuidados, productos para el animal, accesorios, comida, servicios especializados…).
  • Personas que les guste hacer su propia cerveza en casa (trucos, tutoriales, packs de regalo, servicios mensuales…).

En este tipo de blog, ¡imaginación al poder! La clave, y mi gran recomendación, es que si buscas crear un blog nicho, lo hagas con un nicho que verdaderamente te apasione, porque el trabajo que conlleva tener un blog es constante, a largo plazo, y requiere de mucha paciencia y tesón.

 

Blogs de afiliados

Los blogs de afiliados son blogs con artículos con una temática particular, en donde se aporta un contenido de alguna manera útil para el lector, y en donde mediante enlaces de afiliado, el autor gana dinero.

Un enlace de afiliado es un enlace a un producto o servicio, que adquirido por el cliente a través de dicho enlace, generará cierto beneficio económico en el autor del artículo.

Es decir, si yo tengo un blog sobre móviles, en donde hago análisis detallados sobre los mejores modelos (las famosas reviews) y al final de cada análisis pongo un enlace a Amazon para comprar el móvil en cuestión, yo ganaré un porcentaje por cada compra que se haga de dicho móvil en Amazon, a través de mi enlace de afiliado particular.

Amazon es un ejemplo; hay miles de programas de afiliados en Internet.

Lo importante es saber generar interés en los lectores, y sobre todo ser transparente en este sentido: no hay que ocultar el que eres afiliado, porque eso genera un sentimiento de engaño en tu comunidad.

Un blog de enlaces de afiliados puede estar muy bien hecho, o estar muy mal hecho. (Normalmente es lo segundo).

Es un tipo de blog que requiere de un gran esfuerzo en cuanto a ofrecer calidad al usuario final, y además incluir esa sensación de que “te están vendiendo algo”, por no hablar de la barrera del enlace de afiliado en sí, que no todo el mundo lo utiliza.

Tienes que tener muy clara tu estrategia si vas a utilizar este tipo de blog, el cual yo considero de un nivel más avanzado que los anteriores.

 

Conclusiones

Espero que te haya podido transmitir la importancia que hoy en día sigue habiendo a la hora de tener un blog.

Sea cual sea el tipo de blog que vayas a tener, lo importante es ser constante, revisar siempre la calidad de tu contenido, y estar constantemente leyendo artículos sobre cómo mejorar tu blog, así como tu marketing online.

Te en cuenta que tener un blog es bastante económico, solo necesitando de un hosting y un dominio.

¡Un abrazo, y nos vemos en el siguiente artículo!